La música esta cargada de emociones, el predicador suplica, “Den su corazón a Jesus. Tenemos un hueco en el corazón que solo Jesus puede llenar.” Docenas, cientos y miles de personas que desean componer su vida espiritual caminan hacia el frente e invitan a Jesus a sus corazones.

Veamos tres meses después. Nadie ha visto a esos nuevos convertidos en la iglesia. El “comité de seguimiento” los llama y los invita a que asistan a los estudios Bíblicos, pero no tiene éxito. Entonces decimos que esas personas se han resbalado y rápidamente nos preparamos para nuestro siguiente evento evangelístico.

Image: Svilen Milev

Image: Svilen Milev

Nuestro amada hija, tiernamente acostada en su cama dice, “Si Papa, quiero pedirle a Jesus que venga a mi corazón.” Usted la conduce en la famosa “oración” y espera que pegue. Usted pasa los siguientes diez anos pensando si aquel momento fue sincero y si en verdad lo decía. La pubertad llega y la respuesta se revela sola. Ella se ha resbalado. Pasamos los siguientes diez anos pidiendo a Dios que ella regrese a sus sentidos.

Decirle a alguien que invite a Jesus a su corazón, tiene un resultado típico: el resbalo. La Biblia dice que una persona que es verdaderamente salva, pone su mano al frente y no mira hacia atrás porque esta hecha para el servicio. En otras palabras, un convertido genuino no puede resbalarse. Si una persona se resbala, quiere decir que nunca se “resbalo hacia enfrente” en primer lugar. “Si una persona esta en Cristo, es una nueva criatura.” (2 Cor 5). No hay resbalo ahí.

Agárrese para leer esto: con muy pocas excepciones, los que han invitado a Jesus a sus corazones para ser salvos… no lo son. Si Usted invito a Jesus a su corazón porque le dijeron que es lo que tenia que hacer para convertirse en Cristiano, lo han mal-informado.

Si Usted le ha dicho a alguien que invite a Jesús a su corazón (como yo lo hice), Usted a producido un falso-convertido. Aquí esta la razón:

1. No esta en la Biblia.

No hay ni un solo versículo que da una pista de que debemos decir una oración invitando a Jesus en nuestro corazón. Algunos usan Apocalipsis 3:20 par decirnos que Jesus esta en la puerta de nuestra corazón, rogándonos que le abramos.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Hay dos razones por las que dicha interpretación esta mal.

El contexto nos dice que la puerta que Jesus esta tocando es la puerta de la iglesia, no de un corazón humano. Jesus no esta tocando para entrar al corazón de alguien sino para tener una relación con su iglesia.

Aun si el contexto no nos indicara esto, estaríamos forzando un significado al texto (eisegesis). ¿Cómo sabemos que es nuestro corazón el que esta tocando? ¿Por qué no la puerta del coche? ¿Cómo saber si no está tocando nuestro pie? El sugerir que esta tocando la puerta de nuestro corazón es estar superponiendo un significado al texto que no existe.

La Biblia no nos instruye a invitar a Jesus a nuestro corazón. Solo esto debería resolver la cuestión, sin embargo aquí hay 9 otras razones…

2. Invitar a Jesus en su corazón, es una frase que no tiene sentido.

¿Qué significa el invitar a Jesus en su corazón? ¿Si digo el conjuro adecuado entrará él de alguna manera en mi corazón? ¿Es algo literal? ¿Jesus vivirá en el ventrículo superior o inferior? ¿Es una experiencia metafísica? ¿Es figurativa? Si lo es, ¿qué significa exactamente? Aun cuando estoy seguro que muchos adultos no pueden explicar el significado, estoy seguro que ningún niño lo podría explicar. El Pastor Dennis Rokser nos recuerda que los niños pequeños piensan literalmente y pueden confundirse fácilmente (o asustarse) con la idea de invitar a Jesús en sus corazones.

3. Para ser salvos, el hombre debe arrepentirse (Hechos 2:38). Invitar a Jesus al corazón olvida el requisito del arrepentimiento.

4. Para ser salvos, el hombre debe confiar en Jesus (Hechos 16:31). Invitar a Jesus al corazón olvida el requisito de la fe.

5. La persona que cree equivocadamente que son salvos, tendrán una equivocada sensación de seguridad. Millones de personas que sinceramente, pero equivocadamente, han invitado a Jesús a sus corazones; piensan que son salvos pero se pelean contra una inseguridad al respecto. Viven en la duda y miedo porque no tienen al Espíritu Santo que les de esa seguridad de salvación.

6. La persona que invita a Jesus a su corazón terminara probablemente siendo inmune a la fe, será amargo y se resbalara. Como nunca fue salvo a través de una oración formulada, se desilusionara de Jesus, la Biblia, la iglesia y otros Cristianos. Su ultimo estado será peor que el primero.

7. Nos presenta a Dios como un pordiosero que espera que se le una oportunidad de entrar en su ocupada vida. Esta idea de Dios roba de su soberanía.

8. La causa de Cristo es ridiculizada. Visite un sitio-web de ateos que se burlan, “¿Cómo se atreven esos Cristianos a decirnos cómo vivir, siendo que ellos se divorcian mas que nosotros? ¿Quienes son ellos para decir que los homosexuales no deben adoptar niños cuando miles de huérfanos no son adoptados por Cristianos?” Creyentes que han nacido-de-nuevo adoptan niños y no se divorcian.

Las personas que invitan a Jesus a su corazón se divorcian. Jesus es ridiculizado y aquellos falsos-convertidos manchan su nombre.

9. La causa del evangelismo es afectada. Aunque es ciertamente mas fácil atraer gente a la iglesia diciéndoles que inviten a Jesus a sus corazones, intente discutir con alguien que haga este día el día de su salvación. Usted obtendrá una respuesta dolorosa. “¿Por qué debo convertirme en Cristiano, si los Cristianos actúan peor que los paganos?” Los que invitan a Jesus a su corazón dan a los paganos una excusa para no arrepentirse.

10. He aquí una que da miedo. Las personas que invitan a Jesus a su corazón no son salvas y perecerán en el Día del Juicio. Que trágico es que millones de personas que pensaron estaban bien con Dios y no lo están. ¿Cuantas personas gritarán ”Señor, Señor“ en su juicio diciendo que son ”Cristianos“ que un día invitaron a Jesus a su corazón?

Entonces, que s lo que debemos hacer para ser salvos?

Arrepentirse y confiar (Hebreos 6:1). La Biblia es clara cuando dice que todos los hombres deben arrepentirse y poner su confianza en Jesus Cristo. Todos los hombres tienen un ”hueco en el corazón“ pero ese hueco no es contentamiento ni paz ni plenitud. El problema de todos los hombres es justicia. En lugar de predicar que Jesus llena, debemos predicar que Dios juzga y Jesus satisface el juicio de Dios… si el hombre se arrepiente y confía en El.

Si Usted esta leyendo esto e invito a Jesus a su corazón, muy probablemente Usted tubo una excitación espiritual por un tiempo, pero ahora lucha para leer su Biblia, dar diezmos, asistir a la iglesia y orar. Puede ser que le dijeron que Usted tendría contentamiento, propósito y una mejor vida si invitaba a Jesus a su corazón. Lo siento, eso fue una mentira.

De:
“Ten reasons NOT to ask Jesus into your heart.”
Por Todd Friel
www.WretchedRadio.com before WayOfTheMasterRadio